martes, 27 de abril de 2010

Inundación de 1980: A treinta años, aún deja huella en Olavarría

Fotos: gentileza Chino Merlos y Omar Scavuzzo

Testimonios conmovedores de tres personajes reconocidos en Olavarría, que vivieron la inundación y hoy nos brindan sus recuerdos. Se trata del “Chino” Merlos; fotógrafo de Diario Tribuna en aquel entonces, gracias a quien hoy se realizará una muestra en el MAPDA con su extenso archivo de fotografías; Omar Scavuzzo, jefe del Cuerpo de Bomberos Voluntarios en los ’80, y Ernesto Miglierina, jefe de operadores de Radio Olavarría, el único medio disponible para transmitir lo que estaba pasando. Relatos emocionantes.

Chino Merlos: "Fue muy triste, mucha gente perdió todo"

El fotógrafo rememoró que “parecía que habían bombardeado la ciudad. Fue muy triste. Mucha gente perdió todo”. El “Chino” relató que “cuando salimos en las palas de las canteras con gente del municipio, que había que llevar garrafas y alimentos al Hospital Municipal, teníamos que cruzar los puentes para el lado de Pueblo Nuevo. El chofer agarró por avenida Del Valle, pasamos por el puente alto frente al Balneario Municipal, de ahí hasta Ituzaingó para volver por avenida Colón para el centro, frente a Racing. Cuando llegamos al puente de avenida Colón, no sabíamos si el puente estaba o no, no se veía nada más que agua. Ese fue el momento más terrible” añadió conmocionado, con ese recuerdo a flor de piel.

“El hombre que manejaba la pala encaró, y la correntada era terrible” Prosiguió. “El agua movió dos metros a la máquina en el trayecto que cruzamos el puente”.

Otro recuerdo que permanece intacto en la memoria del fotógrafo es el de los gritos de socorro de los abuelos del geriátrico que se encontraba frente a su casa de aquel entonces. “Estuvieron toda la noche pidiendo ayuda, se escuchaban los gritos. El geriátrico era en Belgrano y Lamadrid. Yo vivía enfrente y se escuchaba el pedido de socorro. Los sacaban con una pala”.

Merlos describió la ciudad en esos momentos: “En las calles había roperos, camas, ropa, cocinas, y todo lo que se pueda ocurrir. Había lugares que el agua llegó a cuatro metros. Vos veías pasar por la calle, los coches, los sillones. Por calle España los autos iban chocando de pared en pared, los kioscos quedaban vacíos y en el agua se veían los atados de cigarrillos y golosinas”. Y agregó: “Nosotros en el diario Tribuna estábamos a dos cuadras y media y el agua llegó a un metro treinta”. Incluso el fotógrafo perdió allí en la Planta Baja del Diario “30 años de trabajo”, su archivo fotográfico personal hasta 1980.

Este martes se habilitará una muestra en el Mapda con 250 fotos suyas de unas 800 en blanco y negro que tomó los días de inundación. “Están las mejores” dijo.

Las pérdidas fueron enormes, y muchas de ellas irreparables. “A la gente no le quedó nada, pero hubo ayuda de los bancos, del Municipio, por intermedio de créditos para poder recuperarse de las perdidas ocasionadas por la inundación”. Mucha gente sufrió pérdidas económicas tan grandes, que aún al día de hoy no se han podido recuperar. Se perdieron además muchísimos recuerdos y objetos personales.

El “Chino” Merlos presentará hoy la muestra fotográfica audiovisual “30 años de la Inundación del 80”

Se invita a todos los vecinos olavarrienses a la habilitación de la muestra fotográfica y audiovisual en conmemoración de los 30 años de la inundación de Olavarría, ocurrida el 27 de abril de 1980. La exposición se inaugurará en el Museo Municipal de Artes Plásticas “Dámaso Arce” (MAPDA).

La Muestra "30 años de la inundación del ´80" es una selección de fotografías originales del conocido fotógrafo, que fueron adquiridas por el Gobierno Municipal e incorporadas al Patrimonio Cultural de la ciudad.
Dicha exposición podrá disfrutarse desde mañana y hasta el domingo 2 de mayo. Podrá visitarse en el MAPDA, de 18 a 20 hs.

Durante el acto de cierre, se realizará la proyección de un audiovisual realizado por María Cecilia Prandini y Ulises Abel Merlo y un reconocimiento público a quienes participaron y colaboraron.




Omar Scabuzzo: “La lluvia torrencial hizo que ese día se nos terminara el mundo”

Uno de los protagonistas de la inundación del ’80 fue Omar Scavuzzo, jefe del Cuerpo de Bomberos Voluntarios en aquella época. Durante los días previos a que el agua del Arroyo Tapalqué se desbordase y cubra de agua la ciudad; “El loco”, como se lo conoce a Scavuzzo, se encontraba en Buenos Aires en un curso “sobre incendios, mirá que paradoja”. Estuvo en permanente comunicación con Olavarría. El 25 regresó a la ciudad. “Llegué a la madrugada del 26, llovía, era una tormenta impresionante. A las cuatro de la mañana me llamaron por handy, había una salida a Radio Olavarría, que estaba en calle San Martín, ahí comenzó... Se desbordó el techo y se mojaron los equipos, fue el comienzo de la inundación, la primera salida” rememora. La segunda salida fue a San Martín al 1300, cuando “Una centella cayó en un medidor de luz y a la vez pasó a un medidor de gas que reventó”.

Ante tal panorama, Scavuzzo, a las 7 de la mañana de ese 26 de abril, decidió hacer sonar la sirena para convocar al personal.

“El agua que venía de la cuenca alta bajó el 27 por la mañana y a la noche la lluvia torrencial hizo que ese día se nos terminara el mundo”. Ese día había más de mil personas en el cuartel y “veíamos cómo subía el agua, habíamos quedado aislados”.

No había experiencia para afrontar esta catástrofe. “La sensación era de miedo y de coraje a la vez. Encarábamos algo que no sabíamos lo que era, ni en qué iba a terminar”. “No estábamos preparados y no teníamos idea de lo que pasaba, era todo muy casero”. Asimismo, explicó: “Comenzamos una tarea de cuatro días que no terminaba nunca, era todo asombro, le pedimos perdón a mucha gente porque no pudimos llegar, pero nos dividíamos en las máquinas, éramos 67 hombres. Así fuimos sacando gente”.

“Si esto hubiese ocurrido en otra ciudad donde no existen las canteras ni hay máquinas con ruedas que tienen más de tres metros de altura, realmente hubiera sido muy difícil ayudar. Esta fue una catástrofe y se vivió como tal” explicó el bombero.

Lo más impactante del relato del Bombero fue su descripción de las calles durante la inundación. “En Vicente López y Álvaro Barros la máquina de rescate medio que se tumbó y cuando cayó emergió un Fiat 600 aplastado; pisar coches era común, ver gente ahogada flotando que se la llevaba el agua... Fue como un aluvión, pasó, el agua corrió”. Y describe además: “Recuerdo no haber visto a San Martín nunca tan cerca como en la inundación”, obviamente en referencia al monumento, que emergía del agua de una manera sorprendente.

La inundación en Olavarría dejó marcas imborrables en los ciudadanos que la padecieron. “A mí me encantaba dormir con lluvia y hoy llueve y me levanto, y ya pasaron 30 años, no creo que me componga más de eso. Vivir mojado cinco días, sin comer, con mucho orgullo de haber trabajado para mi comunidad, pero me di cuenta después que pasó todo” cuenta Scavuzzo.




Ernesto Miglierina: “A la gente el agua se le estaba llevando todo lo que había hecho en la vida”

Ernesto `Cacho´ Miglierina era jefe de operadores de LU 32 Radio Coronel Olavarría en cuando ocurrió la inundación. En ese entonces, la radio emitía desde el edificio de San Martín entre Moreno y Lamadrid.

A causa de la catástrofe, no funcionaban los teléfonos fijos (obviamente no existían los celulares), y se cortó la energía eléctrica. Por ello, fue más que importante por esos días la función de la emisora, al ser el único medio de comunicación disponible.

Mediante Radio Olavarría, uno se enteraba qué era lo que estaba aconteciendo. La transmisión especial comenzó el domingo 27 de abril de 1980 por la mañana. “Desde la radio empezamos a hacer salvataje de gente por toda Olavarría por intermedio de los móviles. La gente usaba el medio como un teléfono, porque no funcionaban los de las casas. A través de la Radio pedían ayuda, pedían que los rescaten, le avisaban por la radio a sus familias donde estaban evacuados o cómo se encontraban” relata “Cacho”.

Miglierina recordó: “fue un desastre lo que estaba pasando. A mí me tocó de cerca porque yo lo viví en el barrio San Vicente, alcancé a ver en esa época la avenida del Valle inundada y también el club Estudiantes”. A modo anecdótico, “Cacho” rememora que en esa época se hallaba en nuestra ciudad el circo “Tihany”; el cual realizaba sus funciones en el minigimnasio del Club Estudiantes. Miglierina era el sonidista. “El mago del circo tenía gansos y patos para el show. Resulta que en la madrugada del 27 empezaron a gritar los animales y era porque ya el agua estaba desbordando el arroyo” explicó y añadió que “Había un escenario con forma de ring de boxeo y ellos (por los del circo) me pusieron todos mis equipos arriba. A las nueve de la mañana cuando los voy a buscar el agua adentro del gimnasio ya tenía medio metro, la gente de Tihany me ayudó a sacar todo”. Una vez que lograron sacar todos los equipos, Miglierina los llevó hasta su casa en Mariano Moreno (la cual habita hasta este entonces), y empezó la levantar los muebles para que el agua no los alcanzara.

En la madrugada del 28 de abril, a causa de la rotura del grupo electrógeno de la planta transmisora, ubicada detrás del Parque Arano. Al dejar de funcionar, se cortó la transmisión de la radio por dos días. Al respecto, Miglierina rememora conmovido que “fue desesperante el silencio que había en la ciudad. Sólo se sentían los volquetes de las fábricas pero llegó un momento que no andaban más tampoco. Era un silencio total, un caos Olavarría, porque no se escuchaba nada”.
Tras dos días de no poder emitir, “Cacho” cuenta que “el martes me fue a buscar un Unimog del Regimiento y me dice un soldado `me manda el intendente Portarrieu para que ponga en marcha la radio´”.

“Me llevaron por avenida Pringles hasta calle San Martín, entramos en contramano había ya 50 ó 60 centímetros de agua. Parecía que era después de una guerra, el agua ya estaba bajando – relató - Los autos estaban todos volcados, pisados por los volquetes, las ventanas de las casas arrancadas”

Una imagen que impactó fuerte en la memoria de Miglierina era la del frente de la clínica María Auxiliadora, donde “se veían las camas enganchadas con sábanas en las ventanas”.

Finalmente, después de algunos inconvenientes, los estudios de LU32 volvieron a transmitir. “Los estudios estaban en marcha pero la planta transmisora ubicada detrás del Parque Arano no. Entonces le pedí a los del ejército que me llevaran. Lo hicieron en un helicóptero que salió desde la cancha de Ferro. Desde el aire Olavarría inundada era impresionante. Veías lo que se llevaba el agua y no lo podías creer. A la gente el agua se le estaba llevando todo lo que había hecho en la vida”.

Miglierina explica que “le pusimos equipos de transmisión a las palas, a los volquetes, a los colectivos de la empresa Tuccio, todos pasaban información. Me acuerdo que regreso con mi familia porque ya había agua en casa y el `Flaco´ Recavarren que era operador de la radio me dijo `yo me quedo´. Y se instaló en una piecita en el techo y desde ahí empezó a transmitir con una consola que utilizábamos para los partidos de fútbol. Se llevó velas y se quedó toda la noche saliendo al aire desde ahí”.

La radio por aquellos días realizó su transmisión de manera improvisada y rudimentaria. Por ello, cabe destacar la solidaridad de la gente, que llevaba a los estudios secadores de pelo para secar los cables. “Así estuvimos una semana larga en transmisión de emergencia, pero la radio no podía parar, la gente estaba desesperada”.

Realmente impresiona pensar en Olavarría durante los días que duró la inundación, y todo lo que el agua se llevó y no se puede volver a recuperar.

“Lo de Chile este año me hizo acordar a como quedó Olavarría después de la inundación, con la diferencia que las casas estaban en pie – comparó Miglierina - La gente que no resultó afectada ayudó mucho”.

“Decí que estamos vivos y lo podemos contar, pero esto no se lo deseo a nadie. Fue muy triste para Olavarría. Ojalá las autoridades tomen conciencia, creo que sí, que hay que seguir agrandando el arroyo para que esto no pase nunca más” culminó.