jueves, 29 de marzo de 2012

Quedó inaugurada la Biblioteca Popular Vecinal “Don Helios Eseverri”

En un acto que tuvo amplia concurrencia se inauguró este miércoles la Biblioteca Popular Vecinal “Don Helios Eseverri” del barrio Villa Floresta, en Balcarce 3620, edificio donado por la Municipalidad. La comisión directiva, encabezada por Olga Rasposo, recibió a autoridades municipales, referentes de la educación, vecinos del barrio y alumnos de las escuelas del sector.

La biblioteca cuenta con un centenar de volúmenes traducidos a braille por los talleres de la Escuela Media 5 que funcionan en las Unidades Penales de Sierra Chica con lo que reunirá a un público específico, y se adelantó además que se harán encuentros con cuentacuentos para chicos.

El inicio del acto tuvo la actuación del grupo “Peques Flautas” y, tras la entonación del himno y lectura de adhesiones, hablaron Olga Rasposo, la profesora Silvia Milía y un alumno de la Escuela Media 5 e interno de la Unidad 2, Adrián.

Olga Rasposo recordó que el sueño de la fundación de una biblioteca para el barrio nació hace muchos años, pero se vio postergado por distintas situaciones, hasta que hace un tiempo, su hermano le recordó la iniciativa. Cuando se decidió a concretar la idea, contactó al entonces Helios Eseverri quien apoyó la intención y, en su memoria se decidieron por la elección del nombre.

“Cuando hay un objetivo, una meta clara, logramos que se encienda la llama solidaria”, definió Olga sobre la trayectoria recorrida hasta que la biblioteca popular se convirtió en realidad. “Es una prestación de servicios, que estará a disposición de docentes y alumnos, de las escuelas vecinas principalmente, de lectores y escritores, de especialistas, de artistas de las diferentes áreas, de no videntes y disminuidos visuales, y que promete incorporar actualización bibliográfica y nuevas propuestas”, expuso sobre las funciones de la sede cultural.

A continuación, Olga Rasposo entregó un reconocimiento a su hermano, quien impulsó la concreción de la biblioteca en el barrio.

La profesora Silvia Milía, del taller de traducción de braille de la Escuela Media 5, explicó que en total 30 alumnos de las tres dependencias carcelarias traducen textos. Actualmente se trabaja en unos 30 volúmenes y, en la Unidad 38, se trabaja en la traducción de un diccionario que será único en la provincia. En tanto, el alumno Adrián se manifestó emocionado por formar parte de un proyecto solidario y señaló que el taller necesita materiales para continuar con la labor de traducción.

Los hijos de Helios Eseverri, José, Ana y Estela, fueron convocados para descubrir la placa que lleva el nombre de la sede y, luego, el intendente, también participó junto a Cecilia Bonavetti y Cristina González, del corte de cintas.