viernes, 20 de marzo de 2015

Apartaron a Servini de Cubría de la causa por la apropiación del nieto de Estela de Carlotto

El juez Martínez de Giorgi aceptó la recusación que hizo la defensa del matrimonio que crió a Guido Ignacio Hurban por "temor de parcialidad" de la magistrada


María Romilda Servini de Cubría no continuará al frente de la investigación por la supuesta apropiación ilegal del nieto de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. El juez Marcelo Martínez de Giorgi aceptó la recusación presentada contra la magistrada y será él quien lleve adelante la causa.
Los abogados de Clemente Hurban y su esposa, el matrimonio que crió como propio a Ignacio Montoya Carlotto bajo el nombre de Ignacio Hurban en la localidad de Olavarría, habían fundado su pedido de recusación en el "temor de parcialidad" de Servini de Cubría. Ocurre que la jueza había sostenido en declaraciones periodísticas que los Hurban eran apropiadores. "Para mí son apropiadores hasta que no me demuestren lo contrario. Si me lo demuestran, no lo son", señaló.

A la solicitud se había opuesto el fiscal federal que entiende en la causa, Carlos Stornelli, pero Martínez de Giorgi se inclinó por pronunciarse de otro modo al considerar que "el temor de parcialidad lo sufre quien lo plantea".

El magistrado tomó la resolución luego de escuchar la opinión que pidió a la querellante Abuelas de Plaza de Mayo, a Stornelli y a la defensa de Julio Sacher, el otro imputado en la causa, quien firmó el falso certificado de nacimiento del bebé y que también se oponía al apartamiento de la magistrada.
En octubre, la Cámara Federal resolvió que Servini de Cubría debía investigar la causa, rechazando el planteo de Abuelas para que pase a manos del Juzgado Federal de La Plata. La entidad argumentó por aquel entonces que Laura Carlotto (mamá de Guido) estuvo cautiva en el centro clandestino de esa ciudad conocido como "La Cacha", aunque se sospecha que dio a luz en el Hospital Militar de la Ciudad, sin que haya datos concretos de ello. A raíz de esa medida, la jueza había sugerido que Carlotto buscaba "desviar la investigación en cuanto no se toque al padre de crianza, como lo llaman ellos".