miércoles, 25 de marzo de 2015

Se detectó una alcoholemia positiva y se retuvo una licencia a un conductor que cruzó un semáforo en rojo


Los operativos estuvieron a cargo de la Agencia de Protección Ciudadana. Las actuaciones fueron elevadas al Juzgado Municipal de Faltas


En la madrugada del domingo personal de la Agencia de Protección Ciudadana procedió a retener la licencia al conductor de un automóvil Senda que minutos antes había cruzado en rojo el semáforo de Colón y Rivadavia. Al ser advertida esta maniobra, personal de la Agencia de Protección Ciudadana logró interceptar al vehículo en Pringles y Sargento Cabral. Se iniciaron las actuaciones de rigor que serán remitidas al Juzgado Municipal de Faltas, desde aquí se determinaran las sanciones que correspondan para con el conductor del vehículo.

Por otro lado, desde la Agencia de Protección Ciudadana se informó que personal de dicha dependencia procedió a secuestrar un automóvil Gol Trend en General Paz y Chacabuco. De acuerdo con la información suministrada por la Agencia de Protección Ciudadana se constató que el conductor del rodado realizó maniobras intempestivas. Al momento de realizar el control de alcoholemia se determinó que el hombre que guiaba el vehículo circulaba con 1.78mg/l de alcohol en sangre. De igual manera se constató que el automóvil no contaba con Seguro y VTV. Las actuaciones recayeron ahora en el Juzgado Municipal de Faltas.

Alcoholemia

El Jefe de Emergencias del Municipio, Dr. Pablo Luchini, explicó la importancia del alcohol cero a la hora de conducir cualquier vehículo, más allá del porcentaje de alcohol en sangre permitido por ley.

En este sentido, hizo hincapié en un cambio colectivo de conducta, y en la necesidad de implementar la designación de conductores responsables, contribuyendo de esta forma a un tránsito más seguro para todos.

En cuanto a la normativa legal, el Dr. Luchini explicó que más allá que por Ley una persona está amparada al consumir hasta 0,5% de alcohol, en realidad lo más seguro, que te garantiza conducir sin riesgo adicional, es directamente no tomar bebidas alcohólicas. “No hay una medida 'segura' al tomar alcohol al conducir. Mas allá de la multa, si bien legalmente para automóviles se permite hasta 0,5% de alcohol en sangre, aún antes de llegar a esa gradación existe una zona de riesgo. Ya con 0,3% empiezan las alteraciones de la conducta. Lo primero que pasa es que desaparecen las inhibiciones sociales, entonces ya se está menos condicionado por lo que históricamente se aprehende de cómo hay que comportarse en sociedad. También se reduce la angustia y disminuye el sentido de la responsabilidad. Un vaso de cerveza, habiendo comido, con todos los atenuantes, ya aumenta el riesgo a la hora de conducir, si bien es un riesgo bajo ya es considerable respecto al riesgo nulo”.

A partir de todo lo dicho, el Jefe de Emergencias insiste en la importancia de fomentar el hábito de designar un conductor responsable: “Cuando un grupo de chicos concurren a un espacio donde se sabe de antemano que se va a consumir alcohol, se elije lo que se llama un conductor responsable, que se compromete a no tomar ningún tipo de bebida alcohólica y llevar a todos sus amigos de regreso a su casa”. Agregó el Dr. Luchini: “Por ejemplo, si son cuatro, y salen siempre juntos los mismos cuatro todos los fines de semana, una vez al mes a cada uno le tocará no tomar para poder manejar responsablemente”.

En este marco, explicó Luchini, “es muy importante el compromiso y la colaboración de los papás. “'Luchemos por la Vida' publica una estadística que dice que en Argentina la mitad de los muertos en accidentes de tránsito son menores de 35 años. Hay una tremenda cantidad de población joven que fallece en siniestros viales. Por eso recurrimos al accionar de los padres, el charlar, el educar, el concientizar, es muy importante”.

Por último, el Jefe de Emergencias consideró: “Lograr esta conciencia netamente preventiva es muy difícil. No tomar alcohol al conducir, usar siempre el cinturón de seguridad, casco al conducir moto o bicicleta, etc. Lo ideal sería que cada uno de nosotros actuemos a conciencia y pensando en nuestra propia seguridad y la del prójimo. Pero en la práctica no es tan fácil, entonces además de educar en concientización vial para prevenir accidentes, el control siempre es necesario”.