viernes, 22 de mayo de 2015

Ibuprofeno y paracetamol: los riesgos de abusar de la venta libre



Son los medicamentos sin prescripción médica más vendidos de la Argentina. Qué dicen los especialistas. La automedicación en la mira
















El ibuprofeno y el paracetamol, los medicamentos de mayor venta libre en la Argentina, pueden provocar graves efectos adversos como infartos y daño hepático, advirtieron organismos científicos internacionales, entre los que figura la Agencia del Medicamento de la Unión Europea.

El gran temor de estas drogas de venta libre recae en la automedicación, la principal causa del consumo excesivo y peligroso de fármacos en el país.

El informe remarca que tanto el ibuprofeno como el paracetamol, tienen "severos efectos colaterales y una limitada efectividad", tal como advirtió el Comité de Farmacovigilancia de la Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés), el King's College de Londres y el Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis.

A su vez la EMA, señaló que el tratamiento a altas dosis con el fármaco ibuprofeno aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares, como los infartos o los ictus.

También, las antiinflamatorios y el paracetamol, los medicamentos más prescritos en los tratamientos contra la artrosis, están demostrando una efectividad limitada y efectos secundarios en los pacientes como, por ejemplo, problemas hepáticos, gastrointestinales o cardiovasculares, afirmaron expertos convocados por el Congreso mundial de la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis (OARSI, por sus siglas en inglés), celebrado recientemente en Seattle (Estados Unidos).

Consultado por Infobae, el doctor Pedro Lipszyc (MN 34913) destacó que "hay una creencia general de que un antiinflamatorio es una droga inocua sin efectos adversos, que se puede tomar cuando uno quiera". "Pero en realidad se trata de un concepto folclórico, ya que son medicamentos y como tales tienen efectos beneficiosos pero también adversos", enfatizó el profesor titular y director del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UBA.

Los informes presentados en el congreso de Seattle, demostraron que el 37% de los pacientes artrósicos a los que se les practicó una operación de reemplazo de rodilla o de cadera por artrosis sufre otra enfermedad.

Concretamente, el 50% de pacientes tratados con antiinflamatorios y paracetamol sufrió de hipertensión arterial y el 11% de diabetes, precisaron los expertos durante el encuentro de Seattle.

"Hemos visto que la artrosis a menudo aparece vinculada o desencadena otra enfermedad grave y por eso es muy importante prescribir un tratamiento eficaz y sobre todo seguro", explicó el epidemiólogo Nigel Ardem, de la Universidad de Oxford.

El paracetamol "es la principal causa de insuficiencia hepática aguda en el mundo desarrollado", señaló un reciente informe del King`s College Criteria de Londres, luego de estudiar los antecedentes de 6.507 pacientes que estaban en lista de espera por un trasplante de riñón.

A su vez, la EMA informó que "dosis altas de ibuprofeno deben evitarse en pacientes con problemas cardíacos o circulatorios, así como en aquellos pacientes que anteriormente han tenido un ataque al corazón o un derrame cerebral".

En ese sentido, tras asegurar que en general todos los antiinflamatorios no esteroideos (como son el ibuprofeno y paracetamol) tienen un efecto colateral que afecta el aparato digestivo, Lipszyc detalló que haciendo un uso desmedido de ellos pueden causar "desde gastritis hasta hemorragia digestiva que puede terminar en cirugía".

Y agregó: "Muchos pueden provocar hasta daño renal. En pacientes reumáticos que toman este tipo de medicamentos crónicamente provocan nefritis por uso crónico de antiinflamatorios".

"No son medicamentos que se deban tomar sin un consejo médico", insistió el especialista, quien diferenció: "Una cosa es tomar una aspirina para un dolor de cabeza o una gripe leve, pero si se tiene antecedente de gastritis o úlcera se deben tomar siempre junto con un protector gástrico y el único que lo puede indicar es un médico".

La palabra de la ANMAT

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), dependiente de la cartera sanitaria nacional, señaló que los prospectos de los medicamentos de venta libre ibuprofeno y paracetamol, tal como lo establece la Disposición 753/2012, incluyen información detallada sobre el uso adecuado de esos fármacos, así como de los efectos adversos posibles ante el uso de los mismos.

El organismo regulatorio informó que el ibuprofeno es un medicamento que a dosis de hasta 1200 miligramos por día, en tres tomas de 400 mg cada 8 horas, está indicado para el alivio del dolor por no más de 5 días y para la fiebre por no más de 3 días. Y aclaró que de persistir los síntomas por más de 48/72 horas, se debe consultar a un profesional médico.

En cuanto al paracetamol, señaló que puede ser administrado cada 3, 4 o 6 horas, hasta llegar a la dosis de 4000 miligramos por día en caso de dolor o fiebre, y por un período de 3 a 5 días, pero si los síntomas continúan por más de 48/72 horas, también es necesario consultar al médico.

Los más vendidos

El medicamento de mayor venta en la Argentina durante 2014 fue el Actron 600 mg (ibuprofeno) de Bayer, con casi 9 millones de unidades, precisó un reciente informe difundido por la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA). En el quinto puesto entre los medicamentos más vendidos durante el año pasado aparece también Ibupirac (ibuprofeno 400 mg) de Pfizer, con 6.500.000 unidades.

Si bien los beneficios del ibuprofeno son superiores a sus riesgos, se recomienda que se actualice la información de su prospecto sobre la relación de la ingesta de dosis altas del fármaco y los trastornos cardiovasculares.

"Como ya se detectó en otros fármacos antiinflamatorios, los riesgos (del ibuprofeno) se elevan a partir de las terapias de 2.400 mg al día", advirtió la agencia europea, como principal conclusión de un estudio científico independiente que fue solicitado para esclarecer sobre los efectos adversos del fármaco.

Además, señaló que el fármaco en cantidades iguales o superiores a los 2.400 mg diarios "debería evitarse en pacientes con problemas cardiacos o circulatorios, como la insuficiencia cardiaca o la enfermedad coronaria. Asimismo, tampoco es aconsejable en personas que han sobrevivido a un infarto o un ictus".

"Aunque los datos epidemiológicos disponibles hasta la fecha no sugieren que tal interacción resulte clínicamente significativa, no puede excluirse la posibilidad de que el efecto cardioprotector del ácido acetilsalicílico se reduzca con la administración regular y continua de ibuprofeno", agregó el informe de la agencia europea.